ARQUEOLEJÍAS

 

Arqueolejías se define como una acción performativa, en la que a través de acciones en directo se establece un conflicto entre la racionalidad de la disciplina del retrato y la acción improvisatoria de los materiales utilizados (tintas y lejía).

Arqueolejías va construyendo a partir de identidades inicialmente identificables en su propio “yo”, hasta la despersonificación y asexualización del sujeto reinterpretando una nueva identidad. Con el uso de la lejía, se descubren luces y formas a partir de la oscuridad de la mancha.

La acción de despersonificación alude a las construcciones definidas socialmente: lo masculino, femenino, lo bello, lo feo... La subjetividad queda al descubierto con la acción objetiva de los materiales, que justifica la peculiaridad del uso de la lejía en el proceso, y su acción erosiva en el color y las formas.

Esta serie es concebida bajo un proceso denominado “arqueoléjico”, en el que se precisa de la presencia del sujeto a retratar, lo que le otorga un carácter comunicativo e interrelación directa proporcionando al público la oportunidad de conocer algo que generalmente le es ajeno y desconocido: el proceso de creación.

Las arqueolejías establecen un discurso identitario dentro de la línea de investigación género, cuerpo e identidad, así como el modo en que estas condiciones se hayan interconectadas delimitando y/o influyendo en el transcurso de la experiencia del individuo, construyendo cuerpos e identidades líquidas: cuerpos asexualizados, hetéreos, volátiles, desnudando su racionalidad y solidez que se reinterpretan a través de las acciones Arqueoléjicas.

 

www.anaarregui.es